Como aprobar la certificación PMP® y no morir en el intento

En la entrada de la semana anterior, les hicimos una pequeña introducción de las certificaciones sobre las que ofrece formación Tigalia. Hoy, ahondaremos en la certificación PMP®, y sobre la preparación que es necesario realizar para poder superar dicha prueba con éxito y conseguir la tan ansiada certifiación.

Razones para certificarse como PMP®

El arte de gestionar proyectos y hacerlo con éxito no es tarea sencilla, y menos en un mundo tan cambiante, competitivo y exigentes como el actual donde el hecho de llevar a cabo los proyectos dentro del marco temporal donde se han establecido, cumpliendo con los requisitos solicitados acaba dando una ventaja competitiva.

Por lo comentado anteriormente, cada vez es más necesario contar con una certificación que asegure a las empresas, que arriesgan su dinero en los proyectos que deciden llevar a cabo, que la persona encargada de dirigir dichos proyectos, tiene los conocimientos y las habilidades necesarias para llegar al ÉXITO en el proyecto.

Gracias a los conocimientos que otorga en 10 áreas de conocimiento presentes en cualquier proyecto y a las reglas básicas de comportamiento ético y profesional, la certificación PMP® otorga al profesional de las herramientas necesarias para alcanzar los objetivos planificados.

Preparación para el examen de certificación

Mi preparación personal para el curso fue aproximadamente de alrededor de unas 180 horas sin tener en cuenta la asistencia a clases del master que hacía sobre gestión de proyectos ni las tareas (ejercicios, test, trabajo final de master, etc…) que hacía al respecto. Quizás os parezcan muchas o, por el contrario, muy pocas. Lo importante es tener consciencia de la capacidad de cada uno, a la hora de preparar el examen y no engañarse. Lo que sí os puedo decir es, que es un examen extremadamente largo, y que hay que tener los conceptos muy claros para poder superarlo con éxito.

Además, las horas de estudio que debe dedicar uno, para el examen uno debe tener claro ciertas directrices, que no están en el PMBOK® pero que es recomendable que tengas asumidas, y son lo que se denominan los PMIismos. Por ejemplo, “El director del proyecto pone primero los intereses del proyecto, antes que los propios.” “El director del proyecto es asignado durante la iniciación del proyecto y no durante la vida del proyecto.” Si quieres consultar los fundamentales según Rita Mulcahy, te dejo este enlace donde podrás encontrar más información.

En cuanto al material que vas a necesitar a la hora d preparar el examen, mi recomendación se centran en conseguir dos cosas:

1.- Un buen libro didáctico, hay infinidad en el mercado. Por supuesto, la recomendación Nº1 en el mercado es el libro de Rita Mulcahy, aunque para seros sinceros yo opté por “producto nacional” y compre el libro de Daniel Echeverría, y me pareció excelente. El PMBOK® Guide, es más un libro de consulta que un libro para poder estudiar, su lenguaje es un poco duro a la hora de estudiar, es más un libro de consultar.

2.- Un simulador de preguntas: aquí el más completo que he visto en el mercado es el de nuestro Partner Dharma, que cuenta con más de 3.000 preguntas de exámenes. Es muy importante, testar nuestro avance en el estudio, e ir validando nuestro aprendizaje.

A continuación, os voy a detallar como afronté el proceso de certificación y el estudio necesario para obtener el PMP®.

En primer lugar, realicé un máster en una de tantas escuelas de negocios que los están ofreciendo en la actualidad. No es necesario que sea presencial (aunque en mi caso lo fue, pero hay para gustos), pero sí que tengan algo de trayectoria preparando a candidatos para el examen de certificación PMP®. No puede ser inferior a 35 horas como mínimo, incluyendo los exámenes de práctica porque es el mínimo número de horas que te exige el PMI®.

Luego, para asentar todo lo visto durante el master, estudiarme el libro de Daniel Echeverría. Ya está adaptado al PMBOK® Guide 6ª edición, y describe de forma didáctica y sencilla toda la información contenida en el PMBOK® Guide y necesaria para superar el examen. Además, se puede encontrar tips de ayuda a la hora de ir a rendir la certificación, los cuales son realmente muy útiles.

Por último, debemos poner en práctica todo lo aprendido y demostrar que somos capaces de encontrar la mejor respuesta entre 4 posibles, de 200 preguntas situacionales a responder en 4 horas, es decir, no disponemos de más de 1.2 min por respuesta. Lo pretendo decir con esto es que además de estudiar, es necesario entrenarse en el propio examen: duración, tensión, exigencia, tiempo por respuesta, etc. Para poder entrenar situaciones reales, yo practiqué con el simulador de Dharma que es muy completo y cumple al 100% con lo que os he comentado.

Experiencia real

Como ya habrán leído a otras personas comentar esta experiencia sobre el examen en la web, mi experiencia ha sido muy similar al entrar hay que dejar todas tus pertenencias en un casillero, el examen se lleva a cabo en una habitación con sistema de vigilancia (cámaras) y con personal encargado de evitar que se copie. Te dan todo lo que puedas necesitar para hacer el examen (hojas, cuaderno de preguntas y respuestas con la ayuda en el idioma solicitado, bolígrafo, y calculadora).

El examen estuvo formado por los siguientes porcentajes de preguntas:

  • 20% gestión del riesgo
  • 20% gestión de los interesados
  • 10% gestión del alcance
  • 10% gestión de los costos
  • 10% preguntas relacionadas a metodologías ágiles
  • 5% ética profesional
  • 30% aéreas de conocimiento restantes

 

Como pueden comprobar, la incidencia de las metodologías agiles en el examen se diluye con el resto de las preguntas, pero aunque su peso no es decisivo para aprobarlo o no, sin embargo, conviene prepararlas con el mismo “cariño” que el resto. Además, teniendo presente los conceptos relativos básicos a las metodologías agiles, las preguntas situacionales no son complicadas de responder.

 

Consejos

  • Tener claro que requiere dedicarle tiempo, es una certificación muy valorada, y por ello no se “regala”.
  • Asistir a un centro formador si es posible que sea REP, esto puede aportaros un valor añadido en el momento de estar dando vuestros primeros pasos en el mundo PMI®, y que se vayan dejando claros ciertos conceptos.
  • Estudiar de bibliografía reconocida en el mundillo de la gestión de proyectos.
  • Practicar antes de ir al examen utilizando alguno de los simuladores del mercado, realizando simulaciones de 200 preguntas, controlando el tiempo que tardan en realizarlas y buscando tener como mínimo un 75% de aciertos antes de presentarte.
  • Tener muy claros los problemas matemáticos, y dominarlos. Se gana mucho tiempo y aseguramos respuestas correctas.
  • Al igual que tener memorizados todos procesos con entradas y salidas por área de conocimiento, junto con conceptos clave.
  • Por último, dominar los ejercicios de representaciones gráficas para tareas (ADM, PDM, Critical Path, holgura, colchón, etc…)

 

Con estas recomendaciones, podemos asegurar muchas respuestas correctas que están en nuestra mano, y “dejar” nuestro mayor porcentaje de fallo para las preguntas situacionales, que suelen ser las más complicadas y las que más tiempo se llevan.

Si tienes cualquier pregunta al respecto, no dudéis en poneros en contacto con nosotros en el correo: info@tigalia.com