6 mitos que evitar en la gestión… y 6 máximas a considerar

Se suelen decir cosas del estilo, “es mejor pedir perdón que pedir permiso” o “debes impresionar a tu jefe cada día”. Éstos, y otros ejemplos que, seguro que os vendrán ahora mismo a la mente, son grandes mantras que se repiten continuamente en la gestión empresarial, y que en algunos casos se tratan de grandes consejos, en otros, han quedado un poco desactualizados y ya no funcionan como lo hicieron tiempo atrás.

Desde cualquier puesto de gerencia, se podría creer en mitos porque crees que van a simplificar tu vida. Tal vez ahora, sea el momento de reexaminar esos mitos y reemplazarlos con máximas fundamentadas en la realidad.

Primer mito: Piensa en grande

Siempre existirá presión para asegurarse de que la oportunidad es lo suficientemente grande, pero la mayoría de las soluciones realmente grandes comenzaron siendo pequeñas y que acertaron en su momento. Cuando Internet estaba dando sus primeros pasos, ¿habríamos tomado en serio a eBay o PayPal? En una época anterior, FedEx parecía estar adaptado a un nicho de mercado.

Saber aprovechar las oportunidades de crecimiento, comenzar pequeño y encontrar una profunda y subyacente necesidad con la que conectar, es lo mejor.

Máxima N.º 1: Estar dispuesto a empezar pequeño, pero con enfocado en dar solución a necesidades genuinas.

Mito 2: Sé audaz y decisivo.

En el pasado, las culturas empresariales estaban dominadas por metáforas sobre competencia (las relacionadas con el deporte o la guerra son las más populares). Durante la década de los ochenta y noventa, las fusiones y adquisiciones se prestaron al lenguaje de la “conquista”. El crecimiento orgánico, por el contrario, requiere mucha nutrición, intuición y una tolerancia a la incertidumbre.

Máxima N.º 2: No pongas todos los huevos en la misma cesta, siempre explora alternativas.

Mito 3: No hagas una pregunta si no sabes su respuesta.

Esta es prestada del mundo del derecho, y se convirtió en una de las más arraigadas porque lucir inteligente siempre parece que va a ayudar a mejorar tu carrera. Desafortunadamente, las oportunidades de crecimiento no provienen de preguntas sencillas y soluciones preconcebidas.

Máxima N.º 3: Muéstrate dispuesto a comenzar cosas que desconoces y aprende.

Mito 4: Mide dos veces.

Éste funciona bien en configuración de operaciones, pero cuando el objetivo es crear un futuro aún no visto, no hay mucho que medir. Y pasar tiempo intentando para medir lo que no se puede medir, ofrece confort temporal, pero hace poco para reducir el riesgo.

Máxima N.º 4: Haz pequeñas “apuestas” rápido.

Mito 5: Vende tu idea. Si tú no crees en ella, nadie lo hará.

Cuando intentas crear el futuro, saber cuándo estás haciendo lo correcto es difícil. Creemos que ser escéptico acerca sobre tu idea está bien: en lo que deberías estar seguro es que te has centrado en el problema correcto. Si la selección del problema a dar solución está bien hecha, iterarás una y otra vez, recorriendo el camino hasta llegar a una solución viable a su debido tiempo.

Máxima N.º 5: Elige un problema que resuelva una necesidad de tu cliente, y considéralo como una hipótesis a tener en cuenta.

Mito 6: Si la idea es buena, el dinero llegará.

Los gerentes a menudo miran las ideas no financiadas con desdén, confiando en que, si la idea fuera buena, habría atraído dinero por sus propios méritos. La verdad sobre las ideas es que no sabemos si son buenas; sólo los clientes serán los jueces. Por ejemplo, el éxito de Gmail parece absurdo: correo electrónico gratuito a cambio de permitir que un robot lea tus mensajes personales y nos muestre anuncios adaptados a nuestros intereses. ¿Quién hubiera puesto dinero detrás de esto? La respuesta, por supuesto, es Google.

Máxima N.º 6: Proporciona capital semilla a las personas y problemas correctos, y el crecimiento llegará.

El desafío para los gerentes es encontrar el equilibrio entre los mitos y las realidades en los negocios. En esta era de incertidumbre, existe una tensión inevitable pero saludable entre crear algo nuevo y preservar lo mejor del presente, entre innovar nuevos negocios y mantener saludables los existentes. Por lo tanto, debe aprender cómo manejar esa tensión, no adoptar un conjunto de técnicas completamente nuevo y abandonar todas las viejas. El futuro requerirá múltiples herramientas en el kit de herramientas de gestión, un conjunto especialmente diseñado para comenzar y hacer crecer negocios que se suma a nuestro conjunto actual de enfoques orientados analíticamente para administrar bien los negocios de hoy.

Fuente: The Essential Guide to Design Thinking, Jeanne Liedtka, Darden Executive Education, University of Virginia.